Tag Archives: Cinta Costera

“CINTA COSTERA, FASE 1: LOS HECHOS”

*Por Benjamín Colamarco Patiño

El día 15 de junio de 2007, cumpliendo con  la Ley 22 de Contrataciones Públicas, se llevó a cabo la licitación pública por mejor valor para el ESTUDIO, DISEÑOS, CONSTRUCCIÓN, FINANCIAMIENTO Y MANTENIMIENTO del Proyecto Cinta Costera y Nueva Vialidad (Fase 1).

Nombramos una Comisión Evaluadora integrada por 7 destacados profesionales independientes, siendo ellos: El Rector de la UTP, Ing. Salvador Rodríguez, quien la presidió; el Presidente de la SPIA en ese entonces, el Ing. Martín Isaac Donderis (Q.E.P.D.); el ex Procurador de la Administración Dr. Feliciano Olmedo Sanjur; el ex Presidente de la SPIA  Arq. José Batista; el Ing. Mario Conte; la  Magister Aracelly Méndez y el Ing. Héctor Castillo, quienes  deliberaron libres de toda presión, en la sede de la U.T.P. haciendo las ponderaciones contempladas en el pliego de cargos.

En estricto apego a la Ley y a los procedimientos, con absoluta independencia, la COMISIÓN EVALUADORA hizo la evaluación correspondiente, asignando la puntuación ponderada a cada licitante, comunicación pública hecha en la sede de la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP).

El acto fue positivamente ponderado públicamente por su transparencia. Tan es así que en un artículo publicado en un diario de la localidad, el Señor Roberto Eisenmann escribe: “…el hecho positivo es el informe de la Comisión Evaluadora de la licitación de la Cinta Costera (fase 1), que dio como ganador al consorcio Odebrecht/CUSA… hay que felicitar la objetividad e independencia de la Comisión Evaluadora y al Ministro y Viceministro del MOP, quienes nombraron un grupo respetable de profesionales y lo dejaron deliberar independientemente” (20 de julio de 2007).

El 21 de octubre de 2007, se presenta a escrutinio público con una participación ciudadana de más de 500 personas, el proyecto y el estudio de impacto ambiental.

Los trabajos de construcción se iniciaron el día 5 de diciembre de 2007.

Los destacados Arquitectos paisajistas panameños, Boris Aguilar y Alberto Arosemena, desarrollaron y supervisaron los diseños de parques, jardines, kioscos, paseos y amenidades.

Los Ingenieros de la OPE/MOP; los ingenieros residentes de la obra; los ingenieros de la Dirección de Ingeniería de la Contraloría, inspeccionaron meticulosamente su ejecución y firmaron las cuentas por avance de obra, presentadas a los bancos privados (de Japón y EEUU) que financiaron el proyecto.

Se construyó la escollera rellenando 33.3 hectáreas de fondo de mar, para obtener una superficie ganada de trescientos treinta y tres mil metros cuadrados (333,000 m2).

Se instaló bajo el relleno, la interceptora madre del Saneamiento de la Bahía de Panamá (construcción de cámaras de inspección, salas de bombas, respiraderos, etc.)

Se construyeron los dos viaductos sobre pilas e intercambiadores hacia la Avenida de los Mártires y la Omar Torrijos, y el otro hacia la Vía Israel y el Corredor Sur; también el puente sobre el río Mataznillo y el empalme hacia Punta Paitilla.

La inversión total en la Obra Cinta Costera y Nueva Vialidad, fase 1, fue de $180.1 millones de dólares, que incluye, si mal no recuerdo, $10.5 millones de dólares del Saneamiento de la Bahía de Panamá, por las facilidades soterradas en la fase 1. También se pagaron $9 millones de Balboas del ITBMS.

En cuanto al costo, durante la Administración Torrijos, el mismo se mantuvo, sin aumentos; la Cinta Costera (Fase 1) terminó en junio de 2009, con el mismo valor con que se adjudicó, incluyendo los costos financieros.

El Proyecto de CINTA COSTERA y Nueva Vialidad (fase 1), es una obra pública que mejora sensiblemente la red vial, esencialmente, es un proyecto que recupera y crea espacios públicos para la gente, áreas verdes, parques, canchas y un ambiente saludable y abierto.

He de decir que disfruto mucho pasar por ese emblema, ya un “ícono” de nuestra Ciudad Capital y ver a miles de panameños y visitantes con sus familias dándole uso y valor a una obra que orgullosamente es de todos.

*El autor es economista y ex Ministro de Estado

Panamá, 7 de enero de 2017

UNA VERDAD INOBJETABLE

Querid@s Amig@s:

Es un dicho popular que no hay que dar explicaciones de nuestra vida: quien nos quiere no te las pedirá, nuestros enemigos no nos creerán, al resto no le importan.

Pero sí hay situaciones particulares que merecen una aclaración. No ando con rodeos, no escondo ni maquillo situaciones, por eso respiro paz y defiendo vehemente la razón.

Me permito hacer esta introducción porque el día jueves pasado (sin embargo no fue hasta esta mañana que pude ver el video), el Diputado Domínguez (Arnulfista) hizo una serie de aseveraciones maliciosas en un canal de televisión, con el objeto de causar daño y confundir.

Por el respeto que  merecen y el aprecio que le tengo a cada uno de ustedes, paso a aclarar las falacias que el Diputado Domínguez esgrimió por pura mala fe.

Mintió descaradamente al decir, además con adjetivos descalificadores (los cuales omito por irrespetuosos), abro cita: “…la Cinta Costera Fase 1, fue licitada, se la ganó otra empresa y por arte de magia el MOP la echa para atrás porque no ganó la empresa que ellos querían… se eliminó un acto público para dárselo a Odebrecht…” (cierro cita).

Vamos a los hechos reales: tal como fue publicado en su momento y además fue cubierto por los medios de comunicación, el día 15 de junio de 2007, en cumplimiento estricto de la Ley 22 de Contrataciones Públicas, se llevó a cabo la licitación pública por mejor valor para el ESTUDIO, DISEÑOS, CONSTRUCCIÓN, FINANCIAMIENTO Y MANTENIMIENTO del Proyecto Cinta Costera y Nueva Vialidad (Fase 1).

Este fue el único acto de licitación convocado para tal fin, al cual asistieron los proponentes y los medios de comunicación. ¡El acto público nunca fue eliminado!

Se nombró una comisión evaluadora integrada por 7 destacados profesionales independientes, siendo ellos: El otrora Rector Magnífico de la Universidad Tecnológica de Panamá, Ing. Salvador Rodríguez, quien la presidió; el Presidente de la SPIA de ese momento, el Ing. Martín Isaac Donderis (Q.E.P.D.); el ex Procurador de la Administración Dr. Feliciano Olmedo Sanjur; el ex Presidente de la SPIA  Arq. José Batista; el Ing. Mario Conte; la financista Magister Aracelly Méndez y el Ing. Héctor Castillo, quienes  deliberaron libres de toda presión, en la sede de la Universidad Tecnológica de Panamá, en donde hicieron las ponderaciones que establecía el pliego.

Conforme la norma y en estricto apego a la Ley y los procedimientos, ajustados a claros principios de responsabilidad, independencia y probidad, la COMISIÓN EVALUADORA hizo la adjudicación correspondiente.

Cabe destacar que el acto fue positivamente ponderado públicamente por su transparencia y apego a la Ley. Tan es así que en artículo publicado en La Prensa, el Señor Roberto Eisenmann escribe: “…el hecho positivo es el informe de la Comisión Evaluadora de la licitación de la Cinta Costera (fase 1), que dio como ganador al consorcio Odebrecht/CUSA… hay que felicitar la objetividad e independencia de la Comisión Evaluadora y al Ministro y Viceministro del MOP, quienes nombraron un grupo respetable de profesionales y lo dejaron deliberar independientemente” (La Prensa, viernes 20 de julio de 2007).

El Proyecto fue sometido a la consideración de la Comisión Municipal de Planificación Urbana, que expresó su parecer afirmativo y su aprobación en julio de 2007.

El 21 de octubre de 2007, el proyecto y el estudio de impacto ambiental, se presentaron a escrutinio público en el auditorio de la Lotería Nacional de Beneficencia, con la participación de más de 500 ciudadanos.

El día 5 de diciembre de 2007, se iniciaron los trabajos de construcción de la Cinta Costera y Nueva Vialidad (Fase 1).

Los destacados Arquitectos paisajistas panameños, de amplia trayectoria profesional y reconocida creatividad: Boris Aguilar y Alberto Arosemena, desarrollaron y supervisaron los diseños de parques, jardines, kioscos, paseos y amenidades.

Los ingenieros de la OPE/MOP inspeccionaron meticulosamente la ejecución de la obra y verificaron y firmaron las cuentas por avance de obra presentadas a los bancos privados (de Japón y EEUU) que financiaron el proyecto. Lo propio hicieron los Ingenieros del Proyecto de Saneamiento de la Bahía y el IDAAN, con relación a la obra incorporada en la Cinta Costera Fase 1, de las grandes colectoras, túneles, CI y respiraderos del saneamiento de la Bahía de Panamá, soterrados en el relleno.

No puedo dejar de mencionar como antecedente, porque me parece pertinente, que el Proyecto conceptual de Cinta Costera (Fase 1), fue presentado a la sociedad panameña a partir de agosto del año 2006, acudiendo el suscrito y el equipo  del MOP, a foros, conferencias y debates, en universidades, gremios, medios de comunicación y clubes cívicos.

Se cumplió a cabalidad con la divulgación optando por la modalidad de consulta pública, la cual cumplió con todos los términos que mandata la Ley, publicándose además los datos en periódicos de circulación nacional durante  el mes de marzo del año 2007.

En virtud de las consultas con las organizaciones, con especialistas y ciudadanos interesados, se fueron  incorporando criterios  y propuestas técnicas  específicas a la versión original del proyecto,  las cuales lo enriquecieron.  Estas propuestas, posteriormente, fueron incorporadas al pliego de cargos de la licitación.

El Diputado Domínguez entre sus tergiversaciones también dijo refiriéndose a la Cinta Costera Fase 1, abro cita: “…ese pedacito de calle” (cierro cita). Pues paso a describirles de manera muy sumaria de lo que se trata, además de los estudios, sondeos, diseños, confección de planos, consecución del financiamiento, etc.:

  1. Remoción y disposición de lama y material estéril del lecho marino a ser rellenado. Se escavó hasta 8 metros de profundidad bajo el lecho, millones de metros cúbicos.
  2. Relleno de 33.3 hectáreas de fondo de mar, para obtener una superficie ganada de trescientos treinta y tres mil metros cuadrados (333,000 m2).
  3. Construcción de 30,000 unidades de concreto armado (moles o bloques geométricos) con licencia europea conocidos como “Xblocks” para el refuerzo de la escollera.
  4. Soterrado de las utilidades públicas.
  5. Instalación bajo el relleno, de la colectora madre del Saneamiento de la Bahía de Panamá; construcción de túneles, cámaras de inspección, salas de bombas, respiraderos, etc.
  6. Construcción de 7 parques; 7 kilómetros de aceras y veredas adoquinadas unidas con los mismos; 500 bancas.
  7. Fuente étnica.
  8. Cinco pasos elevados peatonales con características de ley para personas con discapacidad.
  9. Construcción de la primera Ciclo vía en Panamá, para uso de bicicletas y patines con una longitud de 3.5 kilómetros.
  10. Canchas de juego deportivas y parque diseñado para la niñez.
  11. Cinco “gazebos” o kioscos de servicio con baños públicos y para discapacitados.
  12. Restauración de la Estatua de Vasco Núñez de Balboa.
  1. Vía de cuatro carriles en cemento portland de 3.6 kilómetros de longitud y vías de aceleración y desaceleración con señalización horizontal y vertical.
  2. Dos viaductos de cuatro carriles sobre pilas con una longitud de casi un kilómetro cada uno e intercambiadores con accesos a la avenida de los Mártires, uno, y el otro hacia la vía Israel.
  3. 1,200 estacionamientos públicos.
  4. 25 hectáreas de áreas verdes, con jardines y más de 1,000 plantones de especies nativas.
  5. Luminarias para el alumbrado público.

La inversión total en la Obra Cinta Costera y Nueva Vialidad, fase 1, fue de $180.9 millones de dólares, que incluye $12.9 millones de dólares del Saneamiento de la Bahía de Panamá, soterrados en la fase 1.

En cuanto al costo, el mismo se mantuvo, sin adendas; la Cinta Costera (Fase 1) terminó en junio de 2009 con el mismo valor con que se adjudicó, incluyendo los costos financieros.

El Proyecto de CINTA COSTERA y Nueva Vialidad (fase 1), es una obra pública que mejora sensiblemente la red vial, eso lo justifica técnicamente. Pero es mucho más que eso, es un proyecto que recupera y crea espacios públicos para la gente, áreas verdes y parques, canchas de juego y un ambiente saludable y abierto. He de decir que disfruto mucho pasar por ese emblema, ya un “ícono” de nuestra Ciudad Capital y ver a miles de panameños y visitantes con sus familias dándole uso y valor a una obra que orgullosamente es de todos.

Esa es la verdad, de cara al Sol.

Con aprecio, vuestro amigo… el de siempre

Benjamín Colamarco Patiño

www.benjamincolamarco.com

La verdad a medias siempre es una mentira completa

Durante las últimas semanas, el Señor Presidente de la República y sus voceros, han insistido en manifestar que la CINTA COSTERA y NUEVA VIALIDAD, fase 1, es una “obra ínfima” y a renglón seguido, hacen inferir que se pagó con el presupuesto que ellos elaboraron.

Por el respeto que se merece la ciudadanía, es obligante informar con objetividad los hechos, para que puedan discernir entre lo que es propaganda electorera con pretensiones de descalificación, y la realidad.

Con relación al pago de la obra, es preciso afirmar que el contrato de ejecución establecía que el monto total debía ser pagado una vez concluida y aceptada conforme por el Ministerio de Obras Públicas. En el presupuesto público asignado al MOP para la vigencia fiscal del año 2009, se consignó la totalidad de la inversión, que ascendió a la suma de $180,097,481.90 la cual fue pagada durante ese mismo año, librándose a la administración entrante, de tener que reservar fondos del presupuesto que les correspondería formular y aprobar para el 2010.

Aclarado el punto, lo que habría que destacar es el valor de uso, la recuperación de espacios para la gente, la belleza paisajística y el incremento del patrimonio público que ha representado tan magna obra, que incorpora 35 hectáreas de tierras a la ciudad y un sistema que integró la colectora principal del proyecto de saneamiento de la Bahía de Panamá, parques, jardines, áreas verdes arborizadas, aceras, veredas, ciclo-vías, pasos peatonales, etc., con la nueva vialidad y los viaductos, creando la nueva cara de nuestra Ciudad Capital y punto de referencia obligado para propios y visitantes.

Todos los Gobiernos, con sus circunstancias, desarrollan proyectos y obras, esas son parte de sus atribuciones y responsabilidades, al final, las mismas no son de quienes gobiernan coyunturalmente, son de toda la sociedad, de igual manera que también es de todos los panameños (as), el desmedido endeudamiento público al que le ha llevado la actual administración.

Para finalizar, todavía ningún vocero oficial, ni el propio Mandatario en sus numerosas apariciones en televisión, que se sucedieron inusitadamente las últimas semanas, durante la campaña interna de su partido, ha explicado las razones por las cuales, pasados ya casi cuatro años de su administración, no han sido habilitados los 5 módulos de servicio para los usuarios, construidos en el 2009 en la Cinta Costera, fase 1.

Concluyo, expresando como ciudadano, mi protesta por el atentado al patrimonio histórico que representa el camellón marino que a un costo que ronda los 800 Millones de Balboas, ha cercado, cual prisión, nuestro casco viejo desde el mar, rompiendo la visual y el paisajismo desde la bahía y la vista al mar, desde el sitio histórico de las Bóvedas, otrora “Cuartel de Chiriquí” y San Felipe.

En los planes y diseños elaborados durante  nuestra administración, de las subsiguientes fases de la CINTA COSTERA, para preservar la condición del “Monumento Histórico”, se contempló el empalme y continuidad del proyecto adyacente a la Avenida de los Poetas y Fuerte Amador, mediante una conectividad subterránea tangencial al casco viejo, con un costo estimado en 130 Millones de Balboas.

Benjamín Colamarco Patiño

*El autor es Doctor en Economía y Ex Ministro de Obras Públicas.