Tag Archives: Indicadores Económicos y Sociales

Comentarios The Economist sobre Panamá

Por: Benjamín Colamarco Patiño

La prestigiosa revista especializada “The Economist”, en su edición del 14 de julio de 2011, publica un interesante artículo dedicado a la economía panameña, bajo el sugestivo título: “La economía de más rápido crecimiento apunta alto, pero primero necesita un Gobierno tan impresionante como su economía”.

El artículo destaca que la economía panameña ha estado en franca expansión desde el año 2005, con un promedio de crecimiento anual, a partir de ese año, superior al 8%. “Sin lugar a dudas es la economía de más rápido y sostenido crecimiento de América Latina”.

Tal indicación, no es producto de la casualidad, se deriva de una política económica que formó parte integral del programa de la Administración Torrijos, que se fundamentó en la disciplina fiscal y la estabilización macroeconómica. Con determinación se inició el proceso de saneamiento de las finanzas públicas para lograr un entorno estable.

Se establecieron mecanismos de monitoreo para controlar, en lo posible, las oscilaciones del ciclo económico, a la vez que se influyó en la asignación de recursos para mejorar la eficiencia económica, a la par que se establecieron programas que influían en la distribución de la renta.

Se logró así un rápido crecimiento y bajo desempleo, con disponibilidad de ahorro corriente para financiar la inversión social y el desarrollo de la infraestructura nacional.

Pese a la recensión mundial de 2008 y 2009,  Panamá quedó mejor posicionado que la mayoría de las naciones Latinoamericanas, con un pico de crecimiento en el 2007 del 11.2% y, aunque aún con un nivel inadecuado con relación a la distribución de la renta, el índice de Gini,  mostró una disminución de 7 puntos, es decir, mejoró de 0.58 en 2003, a 0.51 en 2008.

La decisión popular de iniciar la ampliación del Canal de Panamá en 2006 y la expansión portuaria, con los negocios marítimos y el fortalecimiento del centro bancario de Panamá, conjuntamente con el crecimiento de la Zona Libre de Colón, el Área Económica Especial Panamá – Pacífico y la acumulación de capital en forma de infraestructura, desde entonces (2005), impulsan el crecimiento.

El articulista de The Economist en su publicación del 14 de julio de 2011, expresa dudas sobre el Estado de Derecho y la corrupción en Panamá y plantea además, las grandes deficiencias en la educación panameña, lo que representa un lastre para las perspectivas futuras del Istmo, en un mundo cada vez más competitivo, en donde el acceso al conocimiento y a las nuevas tecnologías, señalan el camino.

La inequidad y la persistente mala distribución del ingreso, conjuntamente con las “ambiciones reeleccionistas y los particulares intereses de Ricardo Martinelli”, marcan otras aprensiones.

Son preocupantes, en adición, los indicadores que presagian la entrada de Panamá en el circulo pernicioso: déficit – deuda.

Temen que la Autoridad del Canal, sea presa de los apetitos “politiqueros” del Gobierno y transformarse en la “caja menuda” o “caja rápida” de la gestión Martinelli (“Short-term cash-cow”).

Sostienen los redactores del artículo de The Economist que: “Panamá corre el riesgo de convertirse en el próximo México, antes que en el próximo Singapore”.

Panamá, 17 de julio de 2011.

CEPAL: Un informe interesante

Revisando documentos, encontré el informe de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL), denominado “POBREZA Y DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO”, con fecha de agosto de 2009.

Siendo un informe de un organismo internacional, dependencia de la ONU, con una alta credibilidad, me dispuse a releerlo, encontrando una serie de datos sumamente interesantes sobre nuestro querido país.

Quisiera primero precisar, como complemento, que la política económica 2004-2009, se fundamentó en la DISCIPLINA FISCAL y la ESTABILIZACIÓN MACROECONÓMICA. Se inició el proceso de saneamiento de las finanzas públicas para lograr un entorno estable. Se establecieron mecanismos de “monitoreo” para controlar, en lo posible, las oscilaciones del ciclo económico, a la vez que se influyó en la asignación de recursos para mejorar la eficiencia económica y se establecieron programas que influían en la distribución de la renta.

Se logró así un rápido crecimiento económico y bajo desempleo, con disponibilidad de ahorro corriente para financiar la inversión social y el desarrollo de la infraestructura.

Según los indicadores analizados en el informe de CEPAL, Panamá como país, quedó mejor posicionado en términos de avances sociales, que la mayoría de las naciones latinoamericanas evaluadas.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe, registró que las brechas sociales panameñas se han achicado, y la distribución del ingreso se ha mejorado.

Para el año 2008, en plena crisis financiera y recesión mundial, Panamá fue el país que mejor desempeño tuvo  en América Latina.

Si analizamos el coeficiente de Gini, que mide la distribución del ingreso y la magnitud de la brecha en riqueza, Panamá también mejoró.  Las brechas se redujeron, se logró una clara mejoría. El Gini en Panamá era muy alto en el 2002 (0.58) y en el 2008 había bajado a 0.51. En este tema, una bajada de siete puntos es MUY importante. Panamá se ubicó (2008) en el grupo de los países que están en un nivel medio en términos de distribución junto a Chile y Argentina.

En el 2008, el 10% más rico de la población panameña captó el 31% de la riqueza total del país y el 40% más pobre el 15.5%. Sin embargo, si analizamos la evolución de los indicadores encontramos que ha habido una mejoría: en el 2002, el 10% más rico captaba el 36.2% de la riqueza y el 40% más pobre captaba solo el 12.2%. En consecuencia podemos afirmar que con el PRD hubo una mejoría en la distribución del ingreso en Panamá.

Dicha mejoría la podemos atribuir a 5 factores importantes:

  1. Crecimiento económico y aumento en el ingreso de las familias.
  2. La caída de la pobreza que hubo entre 2003 y 2008, el porcentaje de hogares pobres bajó de 30.5% a 21.4% en ese período.
  3. Disminución de la tasa de fecundidad en los hogares pobres.
  4. Se han ido incorporando más mujeres al mercado laboral. Ya hay muchos hogares pobres donde hay dos perceptores de ingresos y no uno solo.
  5. El gasto (Inversión) social aumentó y se están aplicando programas de transferencias condicionadas. Por ejemplo: la RED DE OPORTUNIDADES que ha tenido un impacto positivo en términos de distribución del ingreso, porque son transferencias públicas (subsidios) que están totalmente concentradas y focalizadas en hogares pobres.

Panamá para el 2008 prácticamente había duplicado su gasto social.  Por ejemplo, la administración Torrijos, destinó entorno al 11.4% del PIB al gasto social en el año 2007.

La pobreza total pasó del 37% en el 2004 al 24.9 en el 2008.

El desempleo total bajó de cerca del 13% en 2004 al 5.6% en 2008.

En perspectiva, analizando estos datos objetivamente, constatamos que los resultados fueron buenos.

 

Benjamín Colamarco Patiño

Ex Ministro de Estado y economista.