La verdad a medias siempre es una mentira completa

Durante las últimas semanas, el Señor Presidente de la República y sus voceros, han insistido en manifestar que la CINTA COSTERA y NUEVA VIALIDAD, fase 1, es una “obra ínfima” y a renglón seguido, hacen inferir que se pagó con el presupuesto que ellos elaboraron.

Por el respeto que se merece la ciudadanía, es obligante informar con objetividad los hechos, para que puedan discernir entre lo que es propaganda electorera con pretensiones de descalificación, y la realidad.

Con relación al pago de la obra, es preciso afirmar que el contrato de ejecución establecía que el monto total debía ser pagado una vez concluida y aceptada conforme por el Ministerio de Obras Públicas. En el presupuesto público asignado al MOP para la vigencia fiscal del año 2009, se consignó la totalidad de la inversión, que ascendió a la suma de $180,097,481.90 la cual fue pagada durante ese mismo año, librándose a la administración entrante, de tener que reservar fondos del presupuesto que les correspondería formular y aprobar para el 2010.

Aclarado el punto, lo que habría que destacar es el valor de uso, la recuperación de espacios para la gente, la belleza paisajística y el incremento del patrimonio público que ha representado tan magna obra, que incorpora 35 hectáreas de tierras a la ciudad y un sistema que integró la colectora principal del proyecto de saneamiento de la Bahía de Panamá, parques, jardines, áreas verdes arborizadas, aceras, veredas, ciclo-vías, pasos peatonales, etc., con la nueva vialidad y los viaductos, creando la nueva cara de nuestra Ciudad Capital y punto de referencia obligado para propios y visitantes.

Todos los Gobiernos, con sus circunstancias, desarrollan proyectos y obras, esas son parte de sus atribuciones y responsabilidades, al final, las mismas no son de quienes gobiernan coyunturalmente, son de toda la sociedad, de igual manera que también es de todos los panameños (as), el desmedido endeudamiento público al que le ha llevado la actual administración.

Para finalizar, todavía ningún vocero oficial, ni el propio Mandatario en sus numerosas apariciones en televisión, que se sucedieron inusitadamente las últimas semanas, durante la campaña interna de su partido, ha explicado las razones por las cuales, pasados ya casi cuatro años de su administración, no han sido habilitados los 5 módulos de servicio para los usuarios, construidos en el 2009 en la Cinta Costera, fase 1.

Concluyo, expresando como ciudadano, mi protesta por el atentado al patrimonio histórico que representa el camellón marino que a un costo que ronda los 800 Millones de Balboas, ha cercado, cual prisión, nuestro casco viejo desde el mar, rompiendo la visual y el paisajismo desde la bahía y la vista al mar, desde el sitio histórico de las Bóvedas, otrora “Cuartel de Chiriquí” y San Felipe.

En los planes y diseños elaborados durante  nuestra administración, de las subsiguientes fases de la CINTA COSTERA, para preservar la condición del “Monumento Histórico”, se contempló el empalme y continuidad del proyecto adyacente a la Avenida de los Poetas y Fuerte Amador, mediante una conectividad subterránea tangencial al casco viejo, con un costo estimado en 130 Millones de Balboas.

Benjamín Colamarco Patiño

*El autor es Doctor en Economía y Ex Ministro de Obras Públicas.